PERFIL

ARACELI REVERTE

Araceli nació en 1964 en Lima, Perú. Hija de padres españoles y con raíces murcianas, regresaron a España siendo ella aún niña. Vivieron en Madrid, donde más tarde se licenciaría en Ciencias Biológicas. Sin embargo, estimulada desde muy joven por el dibujo y la pintura, decidió reorientar su carrera hacia las artes plásticas cursando estudios en la academia Artaquio de Madrid y la Escuela Massana de Barcelona. Allí trabajó el dibujo de figura humana, centrándose en la búsqueda de la luz y el movimiento, frecuentando también sesiones de dibujo en el Círculo de Bellas Artes de Sant Lluc. A principios de los años noventa Araceli se mudó a Praga, donde continuó estudiando la figura humana con conocidos profesores de esa ciudad, primero en la Escuela de Artes y Oficios con el pintor Boris Jirku y más tarde ingresando en la Universidad de Bellas Artes bajo la tutela de los pintores conceptuales Vladimir Skrepl y Jiri Kovanda. Por esos años entabló amistad con la artista rusa Nina Lordkipadnize junto a quien trabajó la técnica al óleo. La ciudad, que se encontraba sumida en un estado de liminalidad entre el viejo comunismo y la Europa moderna, revelaba un paisaje nebuloso, manchado por sus nubes de polución que se tradujeron en cuadros abstractos, ambiguos y de luces tenues con paleta de grises.
En 1996 Araceli se trasladó a Bratislava (Eslovaquia) donde dio sus primeros pasos de forma independiente en la pintura. Encontró un motivo pictórico en los edificios comunistas de la ciudad, dedicándoles su primera exposición individual, ‘Panelaky’.
Tras doce años viviendo y pintando en Centroeuropa, en 2002 marchó a Murcia. El cambio de escenario, la luz y los nuevos paisajes (tanto naturales como urbanos) llevaron a Araceli a explorar nuevos temas y formas. Inició una relación profesional con la galería Chys, donde ha expuesto en hasta cuatro ocasiones. Recientemente en Murcia tuvo ocasión de participar en el X Salón de la Crítica, así como en Los Diálogos del Museo Ramón Gaya.
El dibujo de la figura humana ha sido una constante en la trayectoria de Araceli. Interesada en alcanzar un arte honesto y sutil que albergara una verdad suya, la pintora volvió la mirada hacia la pintura más clásica de Cézanne, Goya, Velázquez y Gaya. En su última exposición en el museo MURAM de Cartagena (2018) y Centro de Arte Palacio Almudí en Murcia (2018),  Araceli se embarcó en la realización de dibujos de figura humana en formato grande. Buscaba lograr la mayor expresividad y frescura a través de la línea sencilla y trazos sueltos.

En la actualidad, expone en el Museo Salzillo de Murcia un conjunto de obras completamente nuevas y de distinta técnica a lo anterior, pero continuando con la temática de la expresión del cuerpo humano.

Escrito por Araceli Guillamón Reverte.